Archivo de la etiqueta: Hermandades y Cofradías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXVIII). La Junta de Cofradías entre 1954 y 1969

La principal preocupación de la Junta de Cofradías en los años 50 y 60  era recabar fondos para sufragar el acompañamiento musical de las procesiones, ya que en aquella época las cofradías no tenían bandas propias. En los primeros años hubo que contratar alguna banda de música de fuera, pues en Tarancón no existía ninguna, y la banda de cornetas y tambores del Frente de Juventudes de Tarancón muchos años no salió por falta de medios. Así en el año 1954 se contrató media Banda de Música de Montalbanejo (Cuenca), que cobró 1.500 pesetas. Los 18 músicos se alojaron en casas de distintos cofrades, para que el hospedaje y la manutención no costase nada a la Junta de Cofradías.

Al fundarse la Agrupación Musical “Ntra. Sra. de Riánsares” en 1955, sería esta la que año tras año fuese contratada por la Junta de Cofradías. Se determinó el 16 de marzo de 1955 que se le abonaría 3.000 pesetas “y la banda asistirá a las cinco procesiones que desfilarán durante los días 6, 7, 8 y 10 de abril”. El acompañamiento musical se limitó, en lo sucesivo, a la mencionada Agrupación Musical “Nuestra Señora de Riánsares”, y a la hoy desaparecida Banda de Cornetas y Tambores del Frente de Juventudes (posteriormente de la O.J.E.), que se reincorporó en el año 1956.

Banda de Tarancón, 1954

Precisamente la colocación de la banda de música en los desfiles motivó disensiones entre las hermandades, tal y como se refleja en el acta de Junta de Hermandades de 17 de abril de 1955, pues algunas se quejaron, sin duda, de que la banda al ir cerrando la procesión no se escuchaba en todo el recorrido, y ya que se sufragaba con los fondos de todas las hermandades, esto se consideraba una discriminación de unas respecto a otras. Se solucionó el asunto al incorporarse de nuevo desde la Semana Santa del 56 la Banda de Cornetas y Tambores del Frente de Juventudes, colocándose la de música al final, y la de cornetas abriendo la procesión.

En el año 1955 se tomó la decisión de crear la Procesión del Silencio con la imagen de Jesús de Medinaceli, que pasaba así del Jueves al Miércoles Santo. También se acordó suprimir de los desfiles la imagen de la Magdalena, que no tenía cofradía, y el traspaso del Cristo de la Agonía a Jueves Santo, en lugar de desfilar el Viernes Santo como lo venía haciendo hasta entonces. Esta medida se justifica por el inconveniente de disponer tan solo de una banda de música, lo cual motivó a la Junta de Cofradías el diseño de desfiles más cortos.

Desde 1956 se estableció una cuota fija a las hermandades de 5 pesetas por hermano, que debían pagar a la Junta de Cofradías, y que fue aumentando en lo sucesivo (6,5 pesetas en 1957, 8 pesetas en 1958). Pero se siguieron buscando nuevos métodos de financiación, como la solicitud de ayudas al Ayuntamiento, que las concede desde 1957, y a la Diputación Provincial, que nunca llegó a otorgar ninguna a la Semana Santa de Tarancón.

Antonio Moreno, Antonio Lòpez, Julián Moreno y Pablo Lòpez ante San Juan, h. 1960

Para la organización de las procesiones se decidió que cada año la Junta de Cofradías nombrase un Delegado de Procesiones “para que vaya ordenando las procesiones y resuelva los incidentes que pudieran surgir”. El 18 de marzo de 1956 fue designado el primero, para la Semana Santa de aquel año, correspondiendo la responsabilidad a don Jesús Evangelio Moragón, de la Hermandad de Jesús de Medinaceli. En 1957 fue Delegado de Procesiones don Federico de la Torre, de la Hermandad del Nazareno, y en los años sucesivos fueron de las hermandades de San Juan y del Santo Entierro y Soledad. Así se iniciaba un sistema de turnos en la dirección de las procesiones que se ha perpetuado hasta nuestros días.

La Junta de Hermandades atendía, en la medida de lo posible, las necesidades de urgencia que pudieran tener las cofradías, prestando dinero cuando era solicitado por las hermandades. Así, el 15 de marzo de 1959, don Julián Córdoba, en nombre de la Hermandad de Santa María Magdalena, que se estaba formando por esas fechas, solicitó ayuda económica a la Junta, que le fue concedida por valor de 1.500 pesetas, cantidad que sería reintegrada a los fondos de la Junta en 1961. También en 1965 concedió un préstamo por un año a la Hermandad del Santo Entierro y Soledad, por valor de 3.000 pesetas, “para que atienda a gastos ocasionados en aquella hermandad”. Este préstamo fue devuelto con fecha 30 de marzo de 1966.

Desde 1960 fue presidente de la Junta de Cofradías don Federico de la Torre.

El 24 de marzo de 1961 don Antonio Guillén proponía realizar un estudio para que los pasos se iluminasen con luz eléctrica tomada de la red municipal. El proyecto se aceptó. Las hermandades quedaron encargadas cada una de adaptar sus andas para este sistema. Durante algunos años, los electricistas municipales iban enganchando las tomas eléctricas a los distintos pasos según iban avanzando en el recorrido las procesiones, aunque el sistema acabó por abandonarse muy pronto por resultar engorroso.

El trabajo de la Junta de Cofradías se hizo rutinario desde 1962, dejándose notar cierto desánimo, llegando incluso algunos años a no levantarse acta.

La Semana Santa de 1965 tuvo grandes novedades, a propuesta del consiliario don José María Alfaro, como la realización de un Via-Crucis en la mañana de Viernes Santo, el Entierro se celebraría dentro de la procesión de Viernes Santo, y no horas después, como era habitual, y la Procesión del Encuentro, el Domingo de Pascua, se prolongó para que dicha ceremonia se realizase en la Plaza del Jesús (actual Plaza de Castilla-La Mancha).

En 1967 y 1968 se hizo cargo de la presidencia don Valentín de la Ossa. En los años de su presidencia la Procesión del Silencio pasó a celebrarse el Martes Santo, mientras que el Via-Crucis se celebraba el Miércoles Santo. En 1969 el Via-Crucis pasó al Martes Santo y la procesión del Silencio volvió al Miércoles Santo. Pero la mala situación por la que pasaba la Semana Santa, mermada de cofrades, con algunos pasos en carrozas y no a hombros, se notó también en la Junta de Cofradías, que realizó su última reunión oficial en 1968.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXVII) Orígenes de la Junta Mayor de Hermandades

ESCUDO JUNTA MAYOR DE HERMANDADES_1La primitiva Junta de Cofradías de Tarancón se estableció en la Parroquia de la Asunción el 23 de marzo de 1954  a instancias del entonces párroco don José María Alfaro. A esa reunión fundacional asistieron dos representantes de cada una de las cinco hermandades que existían. La reunión se celebró para “tratar de constituir definitivamente la Junta de Cofradías, con autoridad sobre todas las Hermandades constituidas hasta la fecha, y cuya finalidad sea aunar los esfuerzos e iniciativas aisladas, dignificar los desfiles procesionales y en general todas aquellas actividades encaminadas a mejorar la vida religiosa de los cofrades y elevar en cuanto a fervor y orden las procesiones y actos de nuestra Semana Santa”. Formarían la Junta de Cofradías el mismo párroco, en función de Consiliario, un representante del Ayuntamiento, el presidente de cada cofradía y un representante, más por cada hermandad. La Junta estaría regida por el Consiliario, un Presidente, un Secretario y un Tesorero, siendo los demás miembros vocales. En esa misma reunión fue elegido su primer presidente don Eusebio Saceda. Don Jesús Evangelio fue designado secretario, y don Florencio Pérez Cuenca, tesorero. Para el sostenimiento de la Junta se estimó que cada hermandad entregaría el 5% de sus ingresos, si bien para los gastos de ese año se decidió que se enjugaran con el producto de los anuncios publicitarios que se insertasen en el programa de Semana Santa.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXVI) Breve Historia de la Cofradía de la Exaltación de la Cruz

La creación de esta hermandad comenzó a gestarse en 1989, cuando un grupo de jóvenes empezaron a dar cuerpo a la idea. Reunieron a un grupo de personas, amigos y familiares, que el 8 de julio de 1991 se reunió en la Sacristía de la Parroquia de la Asunción con el párroco de Tarancón, don Venancio Cañego, y en aquel acto se creó la hermandad. Fundaron la cofradía un total de 20 personas. Los estatutos fueron aprobados por el Obispo de Cuenca, don José Guerra Campos, el 25 de marzo de 1992.

Fue su primer presidente Luis Sáez (1991 – 1999).

Pese a que la hermandad contaba con pocos hermanos y con escasos recursos, se iniciaron los trámites para la adquisición del paso de la Exaltación de la Cruz. Se encargó el grupo escultórico al escultor conquense Vicente Marín en octubre de 1991, acordándose que iría realizando las imágenes del paso, que constaría de seis figuras, conforme la hermandad dispusiera de fondos. En diciembre de aquel año ya tenía terminado el modelo en barro del Cristo de la Exaltación.

Cristo de Exaltación y Virgen del Dulce Nombre, Tarancón_1

Dado que la Hermandad no tenía imagen que sacar en procesión, en la Semana Santa de 1992 desfiló el Viernes Santo con el paso del Cristo de la Agonía, de la Hermandad de Jesús de Medinaceli, que desde ese año es Hermana Mayor Honoraria de la Cofradía.

En 1993 se adquirió a la Hermandad de Medinaceli sus antiguas andas procesionales. Estas andas procedían de Cuenca, y en la actualidad sirven para sacar en procesión a la Virgen del Dulce Nombre y al Cristo de Burgos. También se estrenó la imagen del Crucificado de la Exaltación, obra de Vicente Marín, que desfiló en solitario sobre dichas andas hasta el año 1995. Costó la imagen del Cristo 1.030.000 pesetas, incluida la cruz. La bendición de la imagen se realizó el 28 de marzo de 1993, en el Convento de los Padres Franciscanos por estar en obras la Parroquia de la Asunción.

En 1994 se creó la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía, formada ese año solo por un grupo de tambores, y ampliada al año siguiente con cornetas. Ese año se solicitó la imagen de Santa Marta a su hermandad, para sacarla en las procesiones, pero la Junta de Hermandades no aprobó la propuesta. Lo que sí se estrenó en la Semana Santa de 1994 fueron dos faroles guiones, realizados en la casa Potenciano de Toledo.

El año 1996 se estrenaron las imágenes de San Dimas, dos sayones y el niño de los clavos, del paso de la Exaltación de la Cruz, y se estrenaron andas nuevas. El paso de la Exaltación quedó completo en 1998 con la imagen de un judío que faltaba sobre el proyecto inicial.

Exaltación de la Cruz, Tarancón_1

La Virgen del Dulce Nombre, realizada en Cádiz por el escultor Alfonso Berraquero, llegó a Tarancón en febrero de 2000. Ese año fue elegido presidente Félix Montoya (2000 – 2004).

Al año siguiente (2001) se adquirió un terreno de 250 m2 en el barrio de Santa Quiteria (C/ Belinchón nº 9). En 2002 se construía en dicho terreno la Sede Social de la Hermandad. La sede consta de una amplia nave de 150 metros, con patio trasero, y que cuenta con distintas dependencias de oficina, almacén y servicios, y acoge las distintas actividades de la cofradía.

Desde 2004 es su presidenta Carmina Mahillo.

La Hermandad estrenó una extraordinaria bandera de terciopelo color guinda con bordados en oro fino, en 2004, que es la principal insignia de la hermandad.. En 2009 se estrenaban los estandartes del Cristo de la Exaltación y la Virgen del Dulce Nombre, con pinturas del taranconero José Ramón Luna. En 2011 se remozó la capilla del Cristo de la Exaltación instalando un artístico retablo para acoger las imágenes de la hermandad. En 2012 sumó su tercer paso a las procesiones de Semana Santa de Tarancón, el Cristo de Burgos, imagen propiedad de la parroquia.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXV) Historia de la Hermandad de Santa María Magdalena

Sería en 1960 cuando se constituyó oficialmente la Hermandad con la ayuda económica de la Junta de Cofradías, que concedió un préstamo de 1.500 pesetas. Su primer presidente fue Julián Córdoba, que estuvo en el cargo hasta 1978. Fue una cofradía integrada por muchas mujeres desde sus orígenes, dado que Magdalena Ramírez inscribió en la misma a las jóvenes que acudían a su taller de costura.

Debido al escaso número de hermanos de los primeros años, la hermandad pasó tiempos muy difíciles. Incluso un año, llegada la procesión de Jueves Santo a la altura del callejón de Hurtado, tuvieron que dejar allí la imagen, dado el excesivo peso, pero la procesión pudo continuar gracias a que don Juan Pedro Olmedilla, presidente de la Hermandad del Nazareno, envió refuerzos. Esta situación de postración, que se alargaba año tras año, llegó a plantear el proyecto de fusionar la Hermandad de la Magdalena con la del Nazareno a mediados de los años 70.

Santa María Magdalena, Tarancón

Tras don Julián Córdoba, fue presidente de la Cofradía don Isidro Sánchez Gómez (1978 –1995). A penas existe documentación escrita de las dos primeras décadas de vida de la hermandad, pues no se tenía libro de cuentas ni de actas, aunque todos los años se celebraba la Junta anual correspondiente. Las cuentas se empezaron a ajustar en 1979, bajo la presidencia de don Isidro Sánchez, que llevó personalmente toda la administración de la cofradía hasta finales de los 80.

En 1979 se restauraron las andas procesionales, que volvieron a ser reparadas en 1982, incorporando nuevos candelabros plateados.

La Banda de Tambores de la Hermandad se formó en 1984. En 1985 la Banda pasó a ser también de cornetas, adquiriéndose las mismas a la banda local de la OJE que estaba ya prácticamente desorganizada.

En 1985 fue embellecida la imagen con una nueva túnica bordada de procesión, que se adquirió en Madrid, en la casa Sobrinos de Pérez.

En 1992 se aprobaron los Estatutos actuales.

Como el resto de hermandades, la de Santa María Magdalena se vio afectada por las obras en el templo parroquial. Tras las obras la imagen volvió a ser puesta en la iglesia en abril de 1993, pero en una nueva ubicación, en el Retablo de la Virgen de la Soledad, en la cabecera de la nave del evangelio, donde hoy continúa recibiendo las oraciones de sus hermanos y devotos.

En 1994 se restauraron las andas. Dicho arreglo consistió en la renovación de superficies y talas, con una completa restauración, nuevos candelabros de bronce, y añadiéndoles patas.

Coronación de Espinas, Tarancón 2009_1

En 1997 se compró el paso de la Coronación de Espinas, obra de Mariano Spiteri, que pertenecía a la Cofradía del Beso de Judas de Jumilla, y llegó a Tarancón el 31 de mayo de ese año. Juan José Sánchez realizó las nuevas andas para el mismo.

Desde 1999 la Hermandad participa también en la procesión de Resurrección con la imagen de su Santa titular. Como los cofrades no llevan capirote en esa procesión, se decidió que los banceros que llevasen a la imagen el Domingo de Pascua llevasen fajines amarillos con el escudo.

En 1999 también se pusieron patas a las andas de la Coronación de Espinas, abandonando el uso de horquillas. Igualmente se estrenaron ese año faroles con tulipas para que los portasen los hermanos de las filas.

Para poder construir su sede social se adquirió en el 2000 un solar de 340 m2 en la Barriada de Santa Quiteria, donde diez años después se ha podido construir su Sede Social.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXIV) Orígenes de la Hermandad de Santa María Magdalena

Santa María Magdalena goza de la devoción del pueblo taranconero desde tiempo inmemorial. Se sabe que existía una pequeña imagen de vestir de la Magdalena Penitente, a la que se rendía culto en la capilla del Nazareno, y que esta imagen participaba en las procesiones de la Semana Santa. Si bien no tenía hermandad propia, es probable que este paso, como el de San Juan Evangelista de las mismas características y el antiguo de Cristo atado a la Columna, perteneciese a la Cofradía de la Veracruz, desaparecida a comienzos del siglo XX. Algunos autores aseguran que existía la Hermandad de la Magdalena a principios del siglo XX, pero no hay datos fidedignos que lo corroboren.

Aparición de Jesús a la Magdalena, Retablo Mayor de Tarancón hacia 1548_1

Durante los años 40 y 50 del siglo XX participó en las procesiones una imagen de la Magdalena de tamaño pequeño, propiedad del comerciante Abundio Bonilla. La Junta de Cofradías, en su reunión de 16 de marzo de 1955, decidió que la imagen de la Magdalena no saliera en las procesiones, sin duda porque no tenía Hermandad constituida.

Magdalena h. 1961. Eusebio de la Torre, con sus hijos Santiago y Juanjo

A finales de los años 50 no había nadie que quisiera sacar a la Santa en la procesión de Jueves Santo. Por ello, María Navarro animó a diversos hombres, como los hermanos Isidro y Félix Sánchez, Eugenio “Linia” o Paulino Moreno, que decidieron sacar las andas y organizarse para años sucesivos. Este fue el punto de partida para que dos modistas de la localidad, Magdalena Ramírez y su tía Visitación Martínez, decidieran adquirir una imagen nueva apoyadas por el párroco don José María Alfaro. Para ello se inició una suscripción popular entre los vecinos del pueblo. La actual imagen se adquirió finalmente en 1959 al escultor conquense Luis Marco Pérez. Ese mismo año se adquirieron las andas en Cuenca. Para portarlas en las procesiones de ese año 1959 Julián Córdoba solicitó a la Junta de Hermandades que cada hermandad mandase unos cuantos banceros, pues en ese año todavía no estaba creada la Hermandad.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXIII) La Hermandad de San Juan Evangelista en el último cuarto del siglo XX.

Con la nueva junta directiva elegida en 1975 se iniciaron nuevos proyectos. En 1976 se adquirió el paso de la Oración en el Huerto. Al año siguiente 1977 se hicieron nuevas andas para estas imágenes. También entre 1979 y 1981 se amplió sustancialmente la banda, con la adquisición de llaves, cornetas, timbales y tambores. Fue director de la banda durante los años 80 y 90 don Esteban de la Llave.

San Juan, Tarancón 2006_1

Desde 1980 se inicia la costumbre del almuerzo el Domingo de Resurrección. Las andas de la Oración en el Huerto sufrieron una reforma en 1982 reforzándose su armazón. El escultor don José Barbero, de Madrid, restauró la imagen de San Juan Evangelista en 1984. La restauración consistió en retocar las carnaciones (rostro, manos y pies), el cabello, los pliegues del manto y algunas partes de la túnica cercanas al brazo derecho. Se sanearon grietas, se reestucaron algunas partes, reintegrándose el color y el patinado, y se doró la peana.

La Junta Directiva se renovó en 1986, pasando a ser su presidente don Emilio Loriente, que lo siguió siendo hasta el año 2001. Una de las primeras medidas de la nueva directiva fue volver a reformar las andas de la Oración en el Huerto.

san juan saliendo del arco 2006 L. S. Tarancón_1

En 1988 se compraron las actuales andas de San Juan, en los talleres Lara de Socuéllamos (Ciudad Real). En 1990 se pasó la vestimenta de los cofrades a terciopelo. También se sustituyó el escudo antiguo por el actual. Hoy en día sigue siendo la Hermandad la que vende directamente la tela a sus cofrades. Para que los hermanos desfilasen en las procesiones se adquirieron en 1992 un total de 375 cetros con remates de bronce con el águila de San Juan, y que vinieron a sustituir los antiguos faroles, que apenas se usaban ya.

El 3 de febrero de 1992 se se aprobaron los nuevos estatutos adaptados al Código de Derecho Canónico. En ese año se compró un solar en el barrio de Santa Quiteria, construyéndose la sede social con un gran patio, almacén y sala de reuniones.

Virgen de la Esperanza, Tarancón_1

En 1999 se estrenaron las imágenes de la Virgen de la Esperanza con San Juan, con vestimentas bordadas y sus artísticas andas de metal plateado para este paso.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXII) La Hermandad de San Juan Evangelista en las décadas de 1960 y 1970

Se compró la actual imagen de San Juan en 1959 por mediación de don Antonio Guillén, que tramitó la compra de la imagen en Valencia y adelantó las 10.000 ptas. necesarias. Se organizó una colecta entre los hermanos para recabar donativos, reuniéndose en total 5.522,80 ptas.. Esta imagen ha recibido siempre culto en el actual Retablo de la Virgen de la Soledad, situado en la cabecera de la nave del evangelio de la Iglesia de la Asunción. Fue necesario hacer una adaptación en las andas para sacar la nueva imagen en las procesiones.

Antonio Gómez, Antonio Moreno y Pedro Peña, ante San Juan, año 1968

Desde principios de los años sesenta se fueron sustituyendo los antiguos faroles eléctricos por tulipas para las filas, aunque durante varios años convivieron ambos tipos de iluminación, y la mayoría de los niños siguieron usando cetros de madera hasta los años 80.

Dado que las andas quedaban pequeñas para la nueva imagen, en 1963 se adquirieron unas a la Hermandad de San Juan Bautista de Cuenca, que costaron 12.000 ptas. Estas andas se componían de tres peanas superpuestas y se completaban con unos candelabros de cuatro brazos en forma de flamas. Eran portadas por 20 banceros.

En 1966 se produjo un nuevo aumento de 29 hermanos. Pero la pujanza de la Hermandad en cuanto a número de hermanos no iba paralela a la participación en las procesiones. Desde la compra de las nuevas andas faltaban banceros para llevarlas, con lo que la Hermandad tomó la decisión de transformarlas en una carroza con ruedas. Y así tuvo que salir la imagen durante ocho años, desde 1967. Pese a todo, la hermandad funcionaba bien económicamente, y ese año el adorno floral fue extraordinario para la época.

san juan zapatería años 80, Tarancón

Los enseres de la cofradía se guardaron durante muchos años en una casa propiedad de don Julián Bonilla, en la calle Cedazo.

En el verano de 1968 se compraron seis instrumentos, creándose así la base de la primera banda de cornetas y tambores de una hermandad en Tarancón. Para la Semana Santa de 1969 se adquirieron dos tambores y dos cornetas más, con lo que aquella primitiva banda contaba con diez instrumentos.

En 1971 la hermandad inició un tímido proceso de reorganización. En 1972 se reformaron las condiciones de sus estatutos primitivos, de modo que se dio entrada en la cofradía a niños y mujeres, que hasta la fecha lo tenían prohibido (aunque los niños participaban en las procesiones desde su fundación, pero sin ser hermanos de derecho).

Desde esta década de los 70 se empezaron a confeccionar los hábitos en raso, abandonándose poco a poco el tergal. También se empezó a generalizar el uso de la capa, que no se había usado hasta entonces. El escudo de la hermandad no era como el actual, sino que consistía en las iniciales SJ a los lados de una cruz, y en los años 80 se añadió un cáliz a este escudo.

Oración en el Huerto 2008, Tarancón_1

En 1974 se volvió a arreglar la carroza de San Juan, confeccionándose nuevos faldones de raso. Pero ese sería el último año que el Santo salió sobre ruedas, pues, pasada la Semana Santa un grupo de hermanos se movilizó para conseguir comprometer a banceros, y en 1975 volvió a procesionar en hombros. Esto fue un gran revulsivo, de modo que en 1975 se constituyó una nueva directiva.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXI). Orígenes de la Hermandad de San Juan Evangelista

Los antecedentes de la devoción a San Juan Evangelista en Tarancón hay que buscarlos en la existencia de una imagen de este santo, de pequeño tamaño y de vestir, que a finales del siglo XIX se veneraba en la capilla del Nazareno de la Parroquia de la Asunción. Esta imagen no tenía cofradía propia, pero participaba en las procesiones de la Semana Santa a comienzos del siglo XX. Este paso hubo de pertenecer a la desaparecida Cofradía de la Veracruz, de la cual sabemos que tenía varios pasos desde el siglo XVII.

La actual hermandad de San Juan Evangelista fue fundada en 1951 por un grupo de jóvenes taranconeros. Este grupo quería ingresar en la Hermandad del Santo Entierro y Soledad, pero se encontraron con que se había agotado el tejido negro necesario para realizar las túnicas de dicha cofradía. Enterado el párroco de Tarancón don José María Alfaro les propuso crear una nueva hermandad y desfilar en las procesiones con la imagen del evangelista San Juan, de tamaño reducido, que existía en la parroquia. Para ello se pusieron en contacto con el comerciante don Antonio Guillén Abad, del que era propiedad la imagen. De esta forma se preparó la cofradía para participar en las procesiones de 1951 con unas andas prestadas por la Hermandad de San Roque. Pero aquel año no pudo salir por causa de la lluvia.

Sería en 1952 cuando se procedió a formalizar la constitución de la hermandad, con una captación de hermanos. El 12 de junio de aquel año se procedió a levantar la primera lista de cofrades, siendo en total 35 hermanos. Actuaba como presidente don Julián Bonilla y como secretario y tesorero don Tomás Revuelta Osteso.

El reglamento de la Hermandad fue aprobado por el obispo de Cuenca don Inocencio Rodríguez, el 21 de febrero de 1953. Constaba de diez capítulos divididos en treinta y dos artículos.

En los años 50 se produjeron muchas altas, en campañas continuas para captación de hermanos, destacando los años 1955 y 1956 en que ingresaron en la hermandad 44 y 39 hermanos respectivamente.

Se tenía la costumbre de celebrar la fiesta de San Juan Evangelista el 27 de diciembre, o día próximo, conforme se había recogido en el reglamento de 1953. Ese día se festejó muchos años, con misa solemne, sermón, y algunos años procesión. Incluso se llegaban a gastar varias docenas de cohetes. Después de la función religiosa, se acostumbró a invitar a una limonada a los hermanos. La solemne función en honor de San Juan se convirtió, de ese modo, en uno de los acontecimientos más importantes del año para la hermandad.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XX) La Hermandad de Medinaceli en el último cuarto del siglo XX

Mediada la década de los 70 se experimentó un momento de recuperación. Un grupo de jóvenes venía ayudando a don Miguel Alcázar desde hacía algunos años, y gracias a su entusiasmo se atajaron distintos proyectos. En 1978 se adquirieron unas andas mayores a la Hermandad del Prendimiento de Cuenca.

Al año siguiente, 1979,  se estrenó una nueva imagen del Cristo de la Agonía, de tamaño natural. El antiguo Cristo de la Agonía pasaría más tarde a presidir el presbiterio de la Capilla de la Santa Cruz y San Rafael, en la Residencia de Ancianos.

Tras una ardua campaña de recaudación de fondos, en 1981 se adquiría el paso del Descendimiento para la procesión de Viernes Santo. Para poder sacarlo en procesión sobre las andas existentes, se acopló un tercer banzo central, que fue característico de los pasos de esta hermandad durante cuatro años.

Cristo de la Agonía, Tarancón 1996 Alejandro Garrido

La Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía se creó en noviembre de 1981, bajo la dirección de don José Luis Calonge.

La primera restauración de la escultura de Jesús de Medinaceli se realizó en Madrid en 1982, por don José Barbero Gor, del Instituto Nacional de Conservación y Restauración. El artista intervino sobre las partes más nobles de la imagen: cabeza, manos y pies.

En 1985 el paso del Descendimiento estrenó sus propias andas procesionales, de mayor tamaño, realizadas por don Antonio Fernández Piqueras.

El Cristo de la Agonía desfiló en las procesión de 1986 configurando un calvario con la Magdalena del paso del Descendimiento y un San Juan que se adquirió ese año. Era un proyecto que se venía barajando desde 1981.

Las andas adquiridas en Cuenca a finales de los 70 fueron sustituidas por otras nuevas en 1993, mientras las antiguas eran vendidas a la Cofradía de la Exaltación de la Cruz de Tarancón. Las nuevas andas serían mejoradas con elementos de talla en las esquinas en 1997, dorando las molduras doña Amparo Pedroche.

También en 1993 la hermandad tuvo que atajar el problema de ubicación de las imágenes del Descendimiento. Tras la restauración de la Iglesia parroquial, el párroco ordenó que no se instalasen en el templo aquellas imágenes que no tuvieran altar propio, entre ellas el Descendimiento. El problema se solucionaría gracias a la generosidad del vicepresidente de la Hermandad don Valentín Luna, que un tiempo después construía en su propia cerca un almacén en el que se han guardado desde entonces las andas, imágenes y enseres de la cofradía.

1. Jesús de Medinaceli, Tarancón 1981 con la banda de la oje. mañana de jueves santo_

En 1997 se restauró de nuevo la imagen de Jesús de Medinaceli por la taranconera Amparo Pedroche. La misma artista realizó ese año diversos retoques a las imágenes del Descendimiento.

A petición del vicepresidente, don Valentín Luna, se iniciaron los trámites en 1997 para solicitar la agregación de la Hermandad a la Archicofradía Primaria de Madrid, pretensión que la cofradía ya había tenido en los años 50. Tras pedir las convenientes autorizaciones al Obispado y redactar la solicitud, esta fue remitida a Madrid en el otoño de 1998, quedando definitivamente agregada a la Archicofradía Primaria de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno (Medinaceli) el 11 de enero de 1999.

Aunque en 1996 se llegó a plantear la posibilidad de adquirir una imagen de la Virgen para la procesión de Miércoles Santo, los cofrades optaron mejor por sustituir las imágenes del paso del Cristo de la Agonía por otras nuevas de talla. Desde 1997 se iniciaron los contactos con distintos escultores. Pero los problemas de presupuesto, por el elevado coste del proyecto, dilató la decisión, hasta que en 1999 se optó por el modelo propuesto por don Felipe Torres Villarejo, de Quintanar de la Orden (Toledo), que se comprometió a tener terminado el paso para el otoño del año 2000.

El Descendimiento, Tarancón 2014_1

En noviembre de 2000 la hermandad organizó una serie de actos religiosos y culturales para conmemorar el 50 Aniversario de su fundación, que consistió en la pública veneración de la imagen en las distintas ermitas de la ciudad, Solemne Triduo, así como exposiciones, un concierto y la edición de un libro sobre la historia de la hermandad. Coincidiendo con la celebración del cincuentenario se bendijo el actual paso del Cristo de la Agonía.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XIX) La Hermandad de Medinaceli en la década de 1950

Los actos de culto en aquellos años fueron numerosos. Se decía misa mensual el primer domingo de cada mes, a las 8 de la mañana. Se celebraba novena a Jesús de Medinaceli que terminaba el primer viernes de marzo. En dicho día se decía misa a las 8 de la mañana con imposición de escapularios, y desde esa hora quedaba expuesta la imagen en besapiés, hasta las doce de la noche. El domingo siguiente se oficiaba misa de comunión general con sermón. Incluso en 1953 se acordaba exponer en besapiés la imagen de Jesús todos los primeros viernes de mes. La novena y la misa de comunión general se acabó suprimiendo a mediados de los años 60, cuando la hermandad pasaba por sus momentos más bajos.

cristo-de-la-agonia-tarancon-h-1955_1

Los cultos de 1951 se realizaron en la iglesia de las Hermanas Misioneras, hoy Iglesia de la comunidad rumana ortodoxa, que hacía funciones de parroquia al estar en obras la Iglesia de la Asunción por los desperfectos sufridos por la explosión del Polvorín Militar de Tarancón en 1949.

En 1951 no se pudo participar en las procesiones por culpa de la lluvia. Sería en 1952 cuando se haría la primera salida procesional, con unas andas prestadas, y se confeccionaron hachones de mano para los nuevos cofrades. Desde ese año los capirotes de los capuchinos son granates. Se hizo costumbre en la Hermandad que al terminar la procesión de Jueves Santo el Hermano Mayor de cada año ofreciera una limonada a los cofrades.

En los años 50 se nombraban dos Hermanos Mayores, con la función de regir las procesiones, siendo el cargo bianual, de modo que cada año era sustituido uno de los hermanos mayores. Los nombramientos los realizaba la Junta General de entre una terna de hermanos propuesta por la directiva.

Altar de Medinaceli, Tarancón 2006 Luna_1.jpg

En octubre de 1952 el ebanista y hermano de la cofradía don Jesús Vadillo, presentó un proyecto de andas que fue aprobado. Para hacer frente al gasto se decidió abrir una lista de donativos que encabezó el industrial taranconero don Antonio Serrano Merlo, por lo que la Junta Directiva decidió nombrarlo Presidente Honorario. Don Antonio Serrano se puso a disposición de la Hermandad para cualquier necesidad, y en enero de 1953 expuso su deseo de regalar una nueva imagen de Jesús de Medinaceli para las procesiones. Don Jesús Vadillo, autor de las andas, realizó también el retablo para la imagen en el templo parroquial en los años siguientes.

En 1954 don Antonio Serrano, cumplió su promesa regalando a la hermandad la imagen actual, haciéndose cargo personalmente de las gestiones y adquisición en Valencia, en la casa de imaginería Royo Rabassa.

banceros-de-la-agonia-tarancon-2006-l-s__1

Desde esa Semana Santa comenzó a procesionar esta cofradía la imagen del Cristo de la Agonía, de tamaño académico y propiedad de la Parroquia. Aquel Cristo de la Agonía se veneraba bajo un doselete de tela roja situado a los pies de la nave de la epístola del templo parroquial, junto al retablo de Medinaceli, justo en el lugar que hoy ocupa el cuadro de Ánimas.

En la Semana Santa de 1955 saldría por primera vez la imagen de Jesús de Medinaceli el Miércoles Santo.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías