Archivo de la etiqueta: Hermandad Jesús Nazareno

Aprobado el proyecto de la nueva imagen de la Piedad para Tarancón

El pasado viernes 27 de enero el Cabildo General de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Tarancón daba el visto bueno al proyecto de realización de la nueva imagen de la Virgen de la Piedad, presentado por la Hermandad de Jesús Nazareno.

Recordamos que la escultura será realizada por Manuel Madroñal Isorna, joven escultor de la localidad sevillana de Mairena del Alcor. La nueva escultura se estrenará en la Semana Santa del año próximo 2018.

Virgen de la Piedad, Tarancón_1.JPG

Por ello, el próximo Viernes Santo será el último que recorra las calles de Tarancón la imagen de la Virgen de la Piedad actual, adquirida en Olot (Gerona) en 1979, treinta y nueve años formando parte de la Semana Santa de nuestra ciudad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Semana Santa

La Hermandad del Nazareno celebra por primera vez la fiesta de la Piedad

El próximo sábado 12 de noviembre la Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Tarancón celebrará por primera vez la fiesta de la Virgen de la Piedad.

Dicha celebración se realizará coincidiendo con la fiesta litúrgica de la Piedad y Amparo de la Virgen María, que para la iglesia española estableció el Papa Alejandro VII en el segundo domingo de noviembre.

La celebración consistirá en Procesión a las 18,00 horas con salida desde la iglesia de la Asunción. Seguirá con la celebración de la Santa Misa y Besamanos de la imagen de la Virgen de la Piedad a las 20,00 horas en la citada iglesia.

 A las 22,00 horas culminarán los actos con una cena en el Restaurante El Cruce.

 Virgen de la PIedad, Tarancón. Foto Julio Arquero_1.JPG

Durante todo el mes de noviembre la imagen quedará expuesta en un altar efímero montado en la cancela de la epístola de la Iglesia de la Asunción de Tarancón. Nuestra Hermandad de la Exaltación de ha colaborado prestando para dicho altar cuatro pedestales.

Deja un comentario

Archivado bajo Semana Santa

La nueva imagen de la Virgen de la Piedad de Tarancón se tallará en Sevilla

Manuel Madroñal Isorna ha sido el escultor elegido para la realización de la nueva imagen de la Virgen de la Piedad de Tarancón, encargada por la Hermandad del Nazareno y que previsiblemente se estrenará en la Semana Santa de 2018 coincidiendo con el III Centenario de dicha cofradía.

boceto-virgen-de-la-piedad-tarancon

Madroñal Isorna es un escultor de Mairena del Alcor (Sevilla) nacido en 1981. Realizó sus estudios en la Escuela de Artes de Sevilla especializándose en talla. Ha realizado numerosos pasos de Semana Santa para diferentes lugares de España, destacando entre sus últimas obras la Sentencia para Huelva, el Jesús de la Pasión de Albox (Almería) o el paso de Jesús Despojado de sus Vestiduras para Salamanca.

Ya ha realizado un boceto del futuro paso de la Virgen de la Piedad para Tarancón, que será de talla completa. Es una composición con mucho movimiento que se inspira en las formas del barroco final propio del siglo XVIII.

Boceto, Virgen de la PIedad.jpg

 

Deja un comentario

Archivado bajo Semana Santa

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XIII) La Hermandad de Jesús Nazareno en la segunda mitad del siglo XX

En 1952 se generalizó el uso de hábitos morados en la procesión de Jueves Santo, pues desde la refundación de la cofradía la mayoría de hermanos figuraban en la procesión vestidos de calle. Para ello la Hermandad adquirió ocho piezas de tela morada en la tienda de tejidos “Toledo”, de la calle Zapatería, y desde aquel año se vendía la tela a los hermanos, o incluso el hábito ya confeccionado, que abonaban a la hermandad por plazos.

Los cíngulos o cordones de los hábitos también los repartía la hermandad, costeando los materiales (lana, seda, etc.) y siendo realizados por varios hermanos, como don Bernardo Catalán. En el año 1956 la hermandad repartió cordones nuevos a todos los hermanos, en total 66.

En 1960 se hizo un gran gasto en adquirir 100 faroles nuevos con tulipas, que costaron 6.530 pesetas, y que sustituyeron las hachas de cera que se usaban desde antiguo en las procesiones. Y en 1961 se adquieren unas andas a la Hermandad de Jesús de las Seis de Cuenca, que antes habían servido para el paso de Jesús y la Verónica de dicha hermandad conquense. Ese año se compraron por primera vez flores (claveles) para adornar el paso en la procesión de Jueves Santo. Para poder hacer frente a estos gastos se vendieron las andas antiguas a la Hermandad del Corazón de Jesús de Tarancón.

A la bodega particular de don Juan Pedro era costumbre que acudiesen los hermanos en la noche de Jueves Santo, tras la procesión, para tomar vino en tazas de barro en conmemoración de la institución de la Eucaristía por Cristo en esa noche.

nazareno-tarancon

La imagen del Nazareno estrenó nueva túnica de terciopelo en 1968, que costó 8.094 pesetas. Y en 1969 se trajeron de Cuenca las imágenes de la Verónica y el Cirineo para acompañar al Nazareno, imágenes estas que hoy en día no procesionan.

Pero a comienzos de los años 70 se notó cierto desánimo, pues los hermanos empezaron a dejar de participar en las procesiones. Por ello en 1969 se tuvo que hacer una plataforma con ruedas para usarla como carroza de las andas, ante el temor de que no acudiesen suficientes hermanos a sacar la imagen. Pero esto no llegó a ocurrir, y la plataforma no se utilizó nunca, siendo vendida a la Hermandad del Santo Entierro en 1972.

El año 1973 supuso un vuelco total por los muchos proyectos que se acometieron. Se realizaron algunos arreglos y retoques de pintura, tanto a las esculturas como a las andas. Se compró el paso del Beso de Judas, en Olot, y se adquirió un portabanderas. El cambio de rumbo de la Hermandad se hizo patente a partir de esos años. El número de hermanos aumentó.

El paso del Beso de Judas estrenó andas en 1975. En 1979 se adquiría el paso de la Virgen de la Piedad. Además, desde los años 40 la cofradía salía también en procesión el Viernes Santo con el paso de la Cruz Desnuda, que se montaba con la misma cruz que llevaba al hombro el Nazareno. A finales de los 70 se sustituyó esta Cruz por otra.

La banda de tambores y cornetas fue creada en el año 1978. En los años siguientes se fue ampliando el número de instrumentos, como en 1981 y 1982. Además de en las procesiones de la Semana Santa, la banda de la Hermandad realizaba otras actuaciones a lo largo del año. Esta banda llegó a contar durante dos años (1992 y 1993) con una sección de gaitas, aprobada en 1990 por la Junta Directiva.

En 1982 se realizó otra fuerte campaña de recaudación de dinero para la adquisición del paso de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén.

Desde el fallecimiento de don Juan Pedro Olmedilla (1984), en cuyos locales se guardaban los enseres, la hermandad tuvo que iniciar las gestiones para hacerse con una sede propia en la cual poder recoger su patrimonio. En julio de 1987 se adquirió un terreno en las afueras de la ciudad, en el moderno barrio de la Peña del Águila, donde en los años 1988 y 1989 fue construido el almacén de la cofradía.

La Borriquilla, Tarancón.jpg

En 1988 eran adquiridas unas nuevas andas para el paso de “La Borriquilla”.

El paso de la Flagelación se estrenó el Jueves Santo de 1991.

El paso de la Cruz Desnuda fue cambiado en 1997 por el nuevo realizado por los Hnos. Cavero, y para la que se estrenó también nuevo sudario. Las andas del Nazareno, estrenadas en 1988, renovaron su decoración con nuevos motivos tallados en 1998, siendo completamente restauradas.

En el año 2000 procesionó el nuevo grupo escultórico del Camino del Calvario, adquirido a don Luis Salmerón, de Socuéllamos, en sustitución del Nazareno antiguo, motivo por el cual se realizaron obras en la sede, con la construcción de una habitación para la adecuada conservación de las esculturas. También se procedió a la restauración de la imagen del Nazareno antiguo, por el mismo autor del nuevo paso.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La Hermandad del Nazareno de Tarancón prepara su III Centenario

La Hermandad de Jesús Nazareno de Tarancón ha empezado a trabajar para la celebración de su III Centenario fundacional, un evento que se conmemorará en 2018.

Jesús Nazareno, Tarancón_1.JPG

Según consta en los archivos del Obispado de Cuenca, la Hermandad del Nazareno fue fundada en 1718. El siglo XVIII fue para la Hermandad una etapa de gran esplendor, pues durante el mismo se adquirió la imagen barroca del Nazareno al escultor valenciano Tomás Llorens (hacia 1730) y se construyó la capilla tras el altar mayor de la Parroquia de la Asunción, con cripta para el enterramiento de los cofrades.

Una efeméride tan importante no puede pasar desapercibida, por lo que la Junta Directiva de la Hermandad se ha puesto en marcha para organizar una serie de actos religiosos, culturales y sociales que se celebrarán dentro de año y medio, aproximadamente.

Entre los actos previstos por la Hermandad para dicho aniversario destaca el estreno de la nueva imagen de la Virgen de la Piedad.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Semana Santa

La Cofradía de la Exaltación colabora con la Hermandad del Nazareno en su cruz de mayo

La Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno ha montado este año por primera vez la cruz de mayo en el interior de la iglesia parroquial de la Asunción de Tarancón.

El montaje se ha realizado con el paso de la Cruz Desnuda que cada Viernes Santo recorre las calles de Tarancón, y se ha hecho en la cancela de la puerta del sol de la iglesia parroquial.

Nuestra Cofradía de la Exaltación de la Cruz ha colaborado prestando los cuatro pedestales que se usan para colocar las flores en los cultos (besamanos y besapiés) de la Hermandad.

Esta Cruz de Mayo se podrá visitar hasta finales de mayo, y será desmontada en vísperas del Corpus.

Cruz de Mayo, Nazareno, Tarancón_1.JPG

Deja un comentario

Archivado bajo Cofradía

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XII) La reorganización de la Hermandad del Nazareno tras la Guerra Civil

Sería el 25 de marzo de 1946 cuando se retomasen oficialmente las actividades de la cofradía, por iniciativa de don Carlos Tricio, que fue su presidente en los años cuarenta, y don Juan Pedro Olmedilla, contabilizándose en la reunión de aquel día 74 hermanos y 55 hermanas.

Juan Pedro Olmedilla, Julián Alcázar y Juan el Moro, de izq a dcha. h. 1958. F. R.Para regir la Hermandad se establecieron en aquella junta de refundación unas sencillas normas. Se imponía una multa de cinco pesetas a los que no asistiesen a la procesión de Jueves Santo o a la Misa de Impedidos. Se fijaba una cuota de entrada de diez pesetas y una cuota anual de cinco. Quedaba prohibido que en la procesión llevasen la imagen del Nazareno personas ajenas a la hermandad, y se eximía a los menores de 18 años de asistir a los actos reglamentarios. Los hermanos entrantes tendrían obligación de ser mayordomos, y asumían la responsabilidad de llevar la imagen en la procesión y de asistir a los entierros de los hermanos.

Desde ese mismo año 1946 la hermandad volvió a desfilar el Jueves Santo con una nueva imagen de Jesús Nazareno inspirada en la destruida durante la Guerra Civil, pero la imagen, y sus andas, debieron ser adquiridas en fechas anteriores por particulares, pues en las cuentas de la Hermandad no figuran gastos al respecto. Uno de los principales valedores de esta hermandad fue don Juan Pedro Olmedilla, que fue su secretario y presidente durante algunos años.

Lo que sí se reparó en 1946 a costas de la hermandad fue la capilla, cuyo arreglo importó 1.387,65 pesetas, que se pudieron conseguir gracias a la venta de una viña que había regalado un hermano para tal fin. También se instaló el retablo actual, a costas de don Esteban Guillén.

La actividad de la hermandad se empieza a normalizar en 1947, con la celebración de la Misa el Domingo de Impedidos, la compra de cera y faroles, y otros elementos para las procesiones que se completarían en años sucesivos.

Entre los gastos se vuelven a reflejar los referidos a los entierros de hermanos, al igual que antes de la Guerra Civil. Se abonaban 60 pesetas por el entierro de cada hermano, pero esta costumbre se acabó abandonando en los años sesenta.

Virgen de la Piedad, Tarancón_1

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XI) La Hermandad de Jesús Nazareno a comienzos del siglo XX

Desde finales del siglo XIX era camarera de Jesús Nazareno, encargada del cuidado de la imagen y su capilla, doña Manuela Martínez-Leganés. De ésta pasó el cargo a su hija doña Luciana Domínguez, que falleció en 1928. Como doña Luciana no tenía hijas, la responsabilidad de camarera le fue transmitida a su nuera doña Asunción Quintero, que ejerció el cargo hasta su muerte en 1936.

Cruz Desnuda, Tarancón_1.jpg

Hacia 1919 en que se hizo cargo de la cofradía don Críspulo García, hubo un tímido intento de reactivación con la inscripción de nuevos hermanos. Para mejorar la economía de la hermandad ese año se pagaron 28 reales por hermano en dos escotes en abril y mayo. Don Críspulo García siguió al frente de la cofradía hasta el año 1933, en que falleció.

En 1934 se realizó una lista completa de hermanos, que ascendía a 51 cofrades con sus respectivas compañeras, más 22 hermanas viudas. Ese año se pagó 3 pesetas de cuota. En 1935, en plena Segunda República, los actos se realizaron con normalidad, pues se abonaron 27,50 pesetas por “factura pagada al sacristán por misa, poner en andas y cera para la procesión”, y en 1936 se realizó un pago de 16 pesetas a Bernabé Martínez por el arreglo de faroles.

Cupula, Capilla del Nazareno, Tarancón_1

Pero las actividades de la hermandad se abandonaron en el verano de 1936 al iniciarse la Guerra Civil.

Durante la Guerra Civil la Hermandad perdió todos sus enseres, entre ellos la bella imagen barroca del Nazareno y el Retablo de este, que fueron quemados en septiembre de 1936.

Nazareno, Tarancón, capilla_1.JPG

 

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (X). La Hermandad de Jesús Nazareno en el siglo XIX

El documento más antiguo que conserva la hermandad es su Libro de Constituciones de 1852, en el cual se afirma que la hermandad se había renovado el 28 de enero de 1849. Podía pertenecer a la cofradía todo el que lo desease “teniendo los requisitos de timorato de Dios y de su santa Religión, pacífico y morigerado en sus costumbres”. Los nuevos hermanos eran admitidos por votación secreta el Domingo de Cuasimodo de cada año, jornada que en las antiguas constituciones era denominado “día de la festividad”, debiendo pagar 5 ducados por “casa entera” (es decir, marido y mujer) y un refresco a todos los cofrades, o 40 reales para el fondo de la hermandad. Las viudas que ingresasen en la hermandad pagaban sólo 20 reales. Las mujeres tenían los mismos derechos que los hombres, pero no ejercían cargos directivos ni mayordomías, ni asistían a las juntas o a la procesión de Jueves Santo.

En las Constituciones quedan establecidas las actividades de la cofradía. Entre las principales está la procesión de Jueves Santo con la imagen de Jesús Nazareno, a la que debían acudir todos los cofrades con hachones de cera y vistiendo capas castellanas.

La fiesta de la hermandad se celebraba, y se sigue celebrando, el Domingo de Cuasimodo, con misa rezada, “a la cual tendrán también obligación de asistir todos con su hacha encendida”. Al día siguiente se oficiaba Misa de Réquiem cantada por los difuntos de la hermandad, que desde 1858 se sustituyó por misa con sermón. El Domingo de Cuasimodo también se celebraba la Junta General cada año.

SANYO DIGITAL CAMERA

SANYO DIGITAL CAMERA

La procesión con el Santísimo Sacramento bajo palio para llevar la Eucaristía a los enfermos e impedidos, que se venía celebrando en dicho Domingo de Cuasimodo, no era un acto originario de la Hermandad, sino que, a falta de documentación, nos atrevemos a afirmar que la Hermandad se encargó de esta procesión con posterioridad a 1860. Con este fin existía en Tarancón la Hermandad de Impedidos creada en 1665, y que todavía existía como tal en 1833. Es probable que andando el siglo XIX la Hermandad de Impedidos desapareciera, asumiendo sus funciones la de Jesús Nazareno.

 Existía una junta de gobierno compuesta por tres consiliarios y un secretario que tomaban las decisiones a lo largo del año y elegían al depositario que administraba los fondos de la hermandad. La junta de consiliarios se renovaba cada año, pudiendo ser reelegidos todos sus miembros.

También cada año se elegían seis mayordomos, y dos suplentes, por orden de lista, teniendo prioridad los que hubiesen entrado en la cofradía en ese año. Los mayordomos tenían obligación de portar hasta la Iglesia y el camposanto a los hermanos o hermanas que fallecieran.

La hermandad disponía de ocho vestidos completos morados de percalina, compuestos de pantalón y túnica, para que los mayordomos y suplentes los usasen en la procesión de Jueves Santo, en la cual cuatro mayordomos llevaban el paso del Nazareno y los otros dos los cetros.

Los fondos de la hermandad no se nutrían de una cuota fija, sino de las entradas de 5 ducados que pagaban los nuevos hermanos, así como de los escotes proporcionales que se pagaban cada año el día de la festividad. Además la cofradía ingresaba algunas cantidades en concepto de multas a aquellos hermanos que no cumplían con sus obligaciones como mayordomos, o por las inasistencias a los actos de Jueves Santo y Domingo de Cuasimodo.

Desde 1860 también se nombró un Prioste, sacerdote que presidía la cofradía.

En 1884 se abrió un nuevo Libro de Cuentas.  En ese año la hermandad recibió un gran impulso, pues ingresaron en ella 11 hermanos y 3 hermanas.

Domingo de Cuasimodo, Tarancón.jpg

La Hermandad actuaba como una verdadera sociedad benéfica dedicada a sufragar los entierros de los hermanos. Para ello se pagaban los llamados “socorros”, cantidad de 40 reales entregada a cada hermano que recibía los Santos Óleos y el Viático en los momentos de extrema gravedad. También se pagaban los derechos parroquiales de los entierros (85 reales y medio) y la caja del difunto (74 reales). La hermandad daba una mortaja morada de holandilla o percalina cada vez que moría un hermano, y la iglesia era iluminada con todas las hachas de cera de la cofradía durante el sepelio. Además el cuerpo del difunto debía ser acompañado por todos los hermanos hasta su sepultura. Hasta la Guerra Civil se siguió con esta costumbre. En todo caso, si los hermanos excedían el gasto de cera en los entierros, debían abonar la diferencia a la hermandad.

En los últimos años del siglo XIX la hermandad entró en un periodo de dificultades. Desde 1896 quedó deudora del depositario. El número de hermanos descendía año tras año, mientras que los entierros anuales aumentaban, pues los cofrades eran cada vez más viejos, y había pocas entradas de nuevos miembros.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

Homenaje a la antigua Junta Directiva del Nazareno

La víspera del Domingo de Cuasimodo, el sábado 2 de abril, la Hermandad de Jesús Nazareno de Tarancón celebrará un sencillo homenaje a los miembros de su antigua directiva en agradecimiento por tantos años de dedicación a la Hermandad.

Camino del Calvario_Tarancón_1.jpg

Los actos comenzarán con la santa misa a las 8 de la tarde en la Parroquia de la Asunción, para seguir con una serie de alocuciones, proyección de fotos y música de la banda de la Hermandad. Posteriormente se ofrecerá un aperitivo en la Sede Social del Nazareno.

Este acto sirve de pórtico a las tradicionales celebraciones del Domingo de Cuasimodo, fiesta estatutaria de dicha Hermandad, que celebrará el domingo 3 de abril con Misa y Procesión de Impedidos a las 9 de la mañana.

Deja un comentario

Archivado bajo Semana Santa