Archivo de la categoría: Monografías

LOS PASOS DE LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN (III) El Cristo de los Frailes

Cristo de los Frailes, Tarancón 1_1

El Cristo de los Frailes es conocido con este nombre por venerarse en la Capilla de la Penitencia de la Iglesia del Convento de los Padres Franciscanos. Por eso también es denominado Cristo del Convento o Cristo de la Penitencia. Se trata de una imagen de Jesús Crucificado muerto, con la cabeza desplomada y los ojos cerrados, de gran sentido dramático. Tiene tamaño inferior al natural y es de pasta de madera de los talleres de Olot (Gerona), regalado al Convento hacia 1948 por don Jorge de Juan, vecino de Tarancón de origen catalán que quiso traer a la ciudad una costumbre de su tierra natal. De hecho el Cristo es portado a la usanza catalana y valenciana, por una sola persona, con un sistema de correajes, recostado sobre el pecho del portador. Para poder manejarlo y equilibrar el peso, la cruz lleva dos asas a los lados. Es sobrecogedor ver como avanza por las calles en la noche del Martes Santo presidiendo la meditación del Vía Crucis organizado por la Junta Mayor de Hermandades.

Cristo de los Frailes, Tarancón_1

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LOS PASOS DE LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN (II) Santísima Virgen de la Soledad

Virgen de la Soledad, Tarancón_1Pertenece a la Hermandad del Santo Entierro y Soledad. Representa a la Virgen dolorosa, con la mirada baja y las mejillas surcadas por lágrimas. En las manos porta pañuelo, rosario y la corona de espinas, y sobre el pecho, corazón de orfebrería con siete puñales en representación de sus siete dolores. Es imagen de vestir, con la cabeza y manos talladas, y los brazos articulados en codos y hombros.

Se desconoce la fecha y el autor de la imagen. Hay quien asegura que la efigie es la anterior a la Guerra Civil que consiguió salvarse gracias a la familia Moya. Fue restaurada en 1983. Sale en procesión ataviada con un rico ajuar compuesto de un manto de terciopelo negro bordado en oro; rostrillo de blonda; saya blanca el Jueves Santo, y negra el Viernes Santo, ambas con bordados en oro. Se corona con diadema de metal con ráfagas y estrellas.

El Jueves y Viernes Santo desfila bajo palio sobre unas grandiosas andas de nogal, portada por 60 banceros. El Viernes de Dolores sale en rosario vespertino en unas andas más pequeñas.

Virgen de la Soledad, Tarancón 1_1

La Santísima Virgen preside el retablo que cierra la nave del evangelio de la Iglesia Mayor Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de Tarancón.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LOS PASOS DE LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN (I). CUÁLES SON.

En la Semana Santa de Tarancón recorren las calles de la ciudad 23 pasos en total. Unos son monofigurativos, con una sola imagen. Son pasos de acompañamiento, como las vírgenes dolorosas, San Juan o la Magdalena, o de carácter simbólico, como la Cruz Desnuda. Otros representan escenas de la Pasión.

Pasos, Exaltación, Tarancón_1.jpg

Algunos pasos de acompañamiento desfilan más de un día, como es el caso de la Virgen de la Soledad que lo hace en el Viernes de Dolores, el Jueves y el Viernes Santos; por su parte, los pasos de San Juan y Santa María Magdalena lo hacen en las procesiones de Jueves Santo y Domingo de Resurrección.

Viernes Santo en Tarancón_1.JPG

Por orden de salida en la Semana Santa taranconera, los veintitrés pasos procesionales son: la Virgen de la Soledad, la Entrada Triunfal en Jerusalén, el Cristo del Convento, la Oración en el Huerto, el Beso de Judas, la Coronación de Espinas, Jesús de Medinaceli, la Virgen del Dulce Nombre, la Flagelación, Jesús Nazareno, la Exaltación de la Cruz, el Cristo de la Agonía, Santa María Magdalena, San Juan Evangelista, el Cristo de las Siete Palabras, el Cristo de Burgos, el Descendimiento, la Virgen de la Piedad, la Cruz Desnuda, la Virgen de la Esperanza con San Juan, el Cristo Yacente, Jesús Resucitado y la Virgen del Alba.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXXIII) La Junta Mayor de Hermandades en el siglo XXI

La Junta Mayor de Hermandades ha seguido siendo el eje organizativo de la Semana Santa de Tarancón en lo que va de siglo XXI.

            En 2008 se produjo el relevo en la presidencia de la Junta Mayor de Hermandades al dejar el cargo don Francisco Arcas Navarro. Fue elegido nuevo presidente don Víctor Domínguez Gallego, que ha sido reelegido en varias ocasiones hasta la fecha (2018). En este periodo de tiempo se han incentivado los actos cuaresmales. El Encuentro de Oración es una vigilia que se celebra todos los años en la Parroquia de la Asunción protagonizada por imágenes de distintos pasos de la Semana Santa. Cada año se hace una meditación diferente en medio de la penumbra del templo y alternando cánticos religioso, pareciendo que hablan las propias imágenes.

Cristo del Retablo, Tarancón 2012.JPG

Entre los actos culturales que se han establecido está el Certamen de Bandas de Cornetas y Tambores, o el Concurso de Fotografía de la Semana Santa.

En el año 2015 se estrenaban balconeras con fotografías de todos los pasos de la Semana Santa, que ambientan las calles de Tarancón por las que discurren las procesiones. Un asunto recurrente, todavía no solucionado, es el proyecto del Museo de Semana Santa, para el que se han barajado en los últimos años diferentes ubicaciones, y en el que se sigue trabajando.

En 2012 se estableció una nueva procesión el Viernes Santo por la mañana, aprovechando que el Cristo del Retablo Mayor se encontraba recién restaurado. Esta procesión, meditando el Vía Crucis, se celebró durante cuatro años. Pero cuando el Cristo del siglo XVI volvió a su ubicación en el ático del Retablo, y ante la imposibilidad de bajarlo todo los años por su altura, se decidió buscar otra fórmula para esta procesión.

Cofradía de la Exaltación de la Cruz, Tarancón. Bajada al Caño 2017_1.jpg

Desde 2016 la Procesión ha pasado a denominarse de las Siete Palabras, tiene su salida y entrada en la nueva Parroquia de San Víctor y Santa Corona y discurre por la zona norte de la ciudad. En ella participan, desde el primer año, miembros de todas las hermandades en las filas y como banceros. En los últimos años la banda de una de las Cofradías acompaña musicalmente al paso del antiguo Cristo de la Agonía, que se ha recuperado para esta procesión. Para esta procesión se adquirieron unas andas nuevas en 2016.

También en 2016 se decidió que la Procesión de Jueves Santo bajara íntegra hasta la Plaza del Caño, una de las decisiones más importantes que ha tomado la Junta Mayor de Hermandades en los últimos años.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXXII) El 50ª Aniversario de la Junta Mayor de Hermandades (2004)

En el mes de septiembre de 2003 se nombró una comisión organizadora, con miembros pertenecientes a la Junta o a las directivas de las hermandades. Se diseñó un programa de actos que se desarrollarían a lo largo de 2004.

La conmemoración se inició el 6 de marzo con la presentación del libro “Pregones de Semana Santa. Tarancón 1988 – 2003”, publicación recopilatoria. En el acto, realizado en la Casa de Cultura, se proyectó un pequeño audiovisual sobre los pregoneros y se les rindió un sencillo homenaje.

Los días 26, 27 y 28 de marzo se celebró en la Parroquia de la Asunción un Solemne Triduo presidido por insignes prelados. El viernes 26 fue don Venancio Cañego, Vicario Episcopal de Cuenca y antiguo párroco de Tarancón el que ofició la misa. El sábado 27 la presidió don Antonio Cañizares, Arzobispo de Toledo y Primado de España. Y el domingo 28 concluyó con la presidencia de la eucaristía por don Ramón del Hoyo, Obispo de Cuenca.

Jueves Santo en Tarancón

Sin duda, el acto más impresionante fue la procesión extraordinaria que, con motivo del 50ª Aniversario, recorrió las calles de Tarancón en la fría mañana del Viernes Santo 9 de abril. Los preparativos de la procesión fueron minuciosos. Se eligió como imagen la del Santo Cristo de Burgos venerada en la Parroquia de la Asunción, que salió el Viernes Santo de 2004 en las andas de la Virgen del Dulce Nombre, sobre un impresionante monte de claveles rojos, con una nueva cruz realizada por el carpintero municipal don Luis Vindel, habiendo sido restaurada la imagen por doña Mª Cruz Rodríguez Pradana. Las andas eran llevadas por treinta y dos banceros, cuatro de cada hermandad. En las largas filas iban mezclados cofrades de todas las hermandades, iniciando el cortejo las banderas y estandartes. Ante la cruz parroquial varios carracones sonaron en la mañana recordando las antiguas costumbres semanasanteras. Como acompañamiento musical, un piquete de cinco tambores (uno de cada cofradía) precedía al paso.

Fue una procesión silenciosa en la que en siete balcones, engalanados con colgaduras negras, se meditaron las Siete Palabras de Cristo en la Cruz. En la plaza de la Constitución, desde el balcón del Ayuntamiento Viejo, don Marino Poves meditó la 1ª palabra. La 2ª fue en la Glorieta del Convento, por doña Luisa Colino. La 3ª en la esquina de las calles Antonio Machado y Marqués de Remisa, por don Víctor Domínguez. La 4ª frente a la Ermita de San Juan Bautista, por doña Charo Domenech. La 5ª en el Ayuntamiento Nuevo, por el alcalde don Raúl Amores. La 6ª de nuevo en el Ayuntamiento Viejo, por doña Emilia Martínez. Y la última frente al Arco de la Malena, por el mercedario don José María Sánchez Garzón.

Semana Santa, Ayuntamiento de Tarancón_1

Tras la Semana Santa en el mes de abril, se realizaron una serie de visitas guiadas a los templos emblemáticos de Tarancón: Parroquia de la Asunción, Convento de San Francisco y Capilla del Corazón de Jesús (Somascos).

Para completar los actos conmemorativos se llegó a la Semana Santa del año 2005, en la que las cofradías taranconeras estrenaron unos reposteros con sus escudos que cada Semana Santa lucen en los balcones del ayuntamiento.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXXI) La Junta Mayor de Hermandades en el cambio de siglo

Los años 90 traerían muchas novedades acogidas en la Junta de Hermandades, como la Pasión Viviente, creación de la nueva Hermandad de la Exaltación de la Cruz y Dulce Nombre de María, nuevos pasos procesionales, aumento significativo en el número de hermanos de las cofradías, y de participantes en las procesiones, lo que supuso un gran aliciente y el planteamiento de rigurosos programas organizativos, dado que cada vez las procesiones eran más complejas en su forma.

Era el 4 de diciembre de 1990 cuando se reunía la Junta de Hermandades para que don Antonio Moreno presentara su proyecto de realizar la Pasión Viviente en Tarancón. El proyecto fue recibido con entusiasmo, y don Venancio Cañego, párroco por entonces, se comprometió a realizar el guión de este acto, que se celebraría por primera vez el Sábado Santo de 1991.

En 1991 se habilitó como sede de la Junta de Hermandades una casa, propiedad de la Parroquia, en la calle Castillejo Alto nº 6.

Exaltación de la Cruz, Tarancón_1.JPG

La Cofradía de la Exaltación de la Cruz se incorporaba a la Junta de Hermandades en 1992, así como a los desfiles. Esa cuaresma, a propuesta del Párroco, se celebraron por primera vez actos litúrgicos y charlas para todas las cofradías.

Pero ese año estalló un conflicto en el seno de la Junta. El 28 de febrero se reunía la misma, a propuesta de la Hermandad de San Juan, para tratar la posibilidad de que dicha imagen discurriera en las procesiones delante del paso de la Virgen de la Soledad, en actitud de acompañamiento, y no al inicio de las procesiones, como venía siendo habitual. La propuesta fue aceptada. Pero a la reunión del 28 de febrero no asistieron los representantes de la Hermandad de la Magdalena –a la que según el nuevo orden le correspondería abrir las procesiones- y de algunas otras hermandades, por no haber sido convocados. Esto motivó un gran malestar en la Junta Directiva de la Magdalena, que instó a que se reuniera de nuevo la Junta el 10 de marzo y quedase revocado el acuerdo de la sesión anterior.

En 1993 se retomó el asunto del cambio del orden procesional, siendo en esta fecha aceptado, cambiando de lugar no solo el paso de San Juan, sino también el de la Magdalena, y ambos procesionarían desde entonces delante de la Virgen de la Soledad.

La pasíon de Tarancón

En 1993 la Junta de Hermandades tuvo que plantearse la modificación del lugar de salida de las procesiones, pues la Iglesia Parroquial estaba en obras. Por ello se propuso que las procesiones salieran del Pabellón Ferial, como finalmente se realizó.

En 1995 se inició una nueva etapa a partir de la redacción de Estatutos, tal y como se acordó el 7 de abril de 1994, siendo aprobados por la Junta el 5 de febrero de 1995, y por el señor Obispo, Monseñor Guerra Campos, el 15 del mismo mes. De modo que quedó constituida la actual Junta Mayor de Hermandades y Cofradías. Se realizaron elecciones a la Junta en el mes de marzo, resultando reelegido presidente don Víctor Domínguez Sánchez.

En 1995 se establecieron dos nuevas procesiones, la del Viernes de Dolores y el Vía Crucis de Lunes Santo. La edición del Programa Oficial de Semana Santa se mejoró muchísimo desde 1996, ampliando su formato y el número de páginas, con más colaboraciones literarias y numerosas fotografías a todo color.

En 1999 se produjo el hermanamiento entre la Semana Santa de Cieza (Murcia) y la de Tarancón.

El 16 de mayo de 2003 se celebraron elecciones a presidente, quedando elegido don Francisco Arcas Navarro, que estuvo en el cargo hasta 2008.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXX) La reorganización de la Junta de Hermandades (1982 – 1990)

El 20 de agosto de 1982 se vuelven a reanudar las reuniones. En dicha sesión se eligió presidente a don Víctor Domínguez Sánchez. Con esta reorganización se inicia una etapa de crecimiento continuo y renovación, en la cual se plantearon problemas importantes, como cambios de itinerarios, nuevas procesiones el Domingo de Ramos y Martes Santo, celebración de los Pregones, o preocupación por los actos litúrgicos.

Ya en esa primera reunión del año 1982 se planteó la petición al Ayuntamiento de un terreno de 300 mts. “para edificar una nave que sirva de almacén para guardar los ornamentos de la Semana Santa”.

descendimiento 1981 en el arco. tarancón.jpg

El 25 de febrero de 1983 la Junta decidió que aquella hermandad a la que correspondiese nombrar Delegado de Procesiones cada año (al que en estas actas se le denomina “Hermano Mayor”), como era habitual desde 1956, se encargase también de abrir las procesiones con la cruz parroquial y los ciriales.

En 1984 la Junta de Hermandades se hizo cargo de las actividades de la Hermandad del Señor, los populares “Armaos”, porque su presidente indicó que no podía seguir ocupándose de estos cometidos por el escaso número de hermanos, y otros problemas. En ese año la Junta, en un afán por mejorar las guardias de los Armaos, distribuyó los turnos de guardia entre las demás hermandades, y se alquilaron en Madrid trajes de romanos. También desde 1988, la Hermandad de la Resurrección pasó a formar parte de la Junta de Hermandades.

Cartel. Semana Santa Tarancón 1985

Desde 1985 se decidió reorganizar la edición de programas de mano de la Semana Santa, así como se retoma la publicación del cartel anunciador. Cada año ocuparía el cartel y la portada del programa una fotografía representativa de la Hermandad Mayor, es decir, de aquella a la que tocase iniciar los desfiles con la cruz parroquial y designar al Delegado de Procesiones.

Era el 15 de marzo de 1985 cuando se reunía la Junta de Hermandades con el fin de crear un Via-Crucis Procesional. La idea era celebrarlo el Martes Santo, tras la misa de Hermandades, con un recorrido distinto cada año. De esta forma se recuperaba el Via-Crucis celebrado en los años 60, y que perdura en nuestros días con gran popularidad. Se eligió como imagen el Cristo del Convento de los Franciscanos, y cabe destacar que, aquel primer año, comenzó y terminó en la Parroquia de la Asunción.

monumento 1985 detalle. Tarancón

En la década de los 80, la dimensión que estaban cobrando las procesiones, obligó a la Junta a regular estrictamente el ordenamiento de las mismas, en particular la distribución de las bandas de cornetas y tambores que tenían ya por aquel entonces la mayoría de cofradías. El 10 de abril de 1987 se establecía un sistema complejo, que variaba según los días, y con el que se intentaba que las bandas estuviesen equidistantes unas de otras. Sería a comienzos de los 90 cuando se decidió en todos los casos que las bandas de las hermandades figurasen delante de sus pasos, salvo contadas excepciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías