Archivo de la categoría: Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXX) La reorganización de la Junta de Hermandades (1982 – 1990)

El 20 de agosto de 1982 se vuelven a reanudar las reuniones. En dicha sesión se eligió presidente a don Víctor Domínguez Sánchez. Con esta reorganización se inicia una etapa de crecimiento continuo y renovación, en la cual se plantearon problemas importantes, como cambios de itinerarios, nuevas procesiones el Domingo de Ramos y Martes Santo, celebración de los Pregones, o preocupación por los actos litúrgicos.

Ya en esa primera reunión del año 1982 se planteó la petición al Ayuntamiento de un terreno de 300 mts. “para edificar una nave que sirva de almacén para guardar los ornamentos de la Semana Santa”.

descendimiento 1981 en el arco. tarancón.jpg

El 25 de febrero de 1983 la Junta decidió que aquella hermandad a la que correspondiese nombrar Delegado de Procesiones cada año (al que en estas actas se le denomina “Hermano Mayor”), como era habitual desde 1956, se encargase también de abrir las procesiones con la cruz parroquial y los ciriales.

En 1984 la Junta de Hermandades se hizo cargo de las actividades de la Hermandad del Señor, los populares “Armaos”, porque su presidente indicó que no podía seguir ocupándose de estos cometidos por el escaso número de hermanos, y otros problemas. En ese año la Junta, en un afán por mejorar las guardias de los Armaos, distribuyó los turnos de guardia entre las demás hermandades, y se alquilaron en Madrid trajes de romanos. También desde 1988, la Hermandad de la Resurrección pasó a formar parte de la Junta de Hermandades.

Cartel. Semana Santa Tarancón 1985

Desde 1985 se decidió reorganizar la edición de programas de mano de la Semana Santa, así como se retoma la publicación del cartel anunciador. Cada año ocuparía el cartel y la portada del programa una fotografía representativa de la Hermandad Mayor, es decir, de aquella a la que tocase iniciar los desfiles con la cruz parroquial y designar al Delegado de Procesiones.

Era el 15 de marzo de 1985 cuando se reunía la Junta de Hermandades con el fin de crear un Via-Crucis Procesional. La idea era celebrarlo el Martes Santo, tras la misa de Hermandades, con un recorrido distinto cada año. De esta forma se recuperaba el Via-Crucis celebrado en los años 60, y que perdura en nuestros días con gran popularidad. Se eligió como imagen el Cristo del Convento de los Franciscanos, y cabe destacar que, aquel primer año, comenzó y terminó en la Parroquia de la Asunción.

monumento 1985 detalle. Tarancón

En la década de los 80, la dimensión que estaban cobrando las procesiones, obligó a la Junta a regular estrictamente el ordenamiento de las mismas, en particular la distribución de las bandas de cornetas y tambores que tenían ya por aquel entonces la mayoría de cofradías. El 10 de abril de 1987 se establecía un sistema complejo, que variaba según los días, y con el que se intentaba que las bandas estuviesen equidistantes unas de otras. Sería a comienzos de los 90 cuando se decidió en todos los casos que las bandas de las hermandades figurasen delante de sus pasos, salvo contadas excepciones.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXIX) La Junta de Cofradías desorganizada (1969 – 1982)

Si bien no existen actas entre 1969 y 1982, si se constataron, sin embargo, las cuentas, ajustadas por el que fue tesorero de la Junta de Hermandades durante veinticinco años (1963-1987) don Teófilo de la Ossa. De tal manera que se consignan anualmente las aportaciones que cada hermandad hacía a la Junta, a razón de 10 pesetas por cada hermano durante los años 60 y 70.

Jesús de Medinaceli y banda de la Oje, Tarancón.jpg

La mayor preocupación de aquellos años fue el gasto musical, que se siguió atendiendo por parte de las hermandades. La Banda de Música fue aumentando su caché a lo largo de los años. Por ejemplo, en 1967 cobró 5.000 pesetas, que pasaron a ser, 6.000 en 1972, y 6.500 en 1973. A partir de ese año el Ayuntamiento se hizo cargo de los honorarios de la Banda relativos a su participación en las procesiones. La Banda de la OJE cobraba por las procesiones de Semana Santa en 1965, 1.800 pesetas, pero no actuó en las procesiones entre 1966 y 1968, parece ser que por problemas de organización de la propia banda, que como vemos, eran constantes. En 1969 volvía a la Semana Santa, y cobraba 2.000 pesetas, caché que aumentó a 3.000 en 1970, 3.500 en 1972, y con aumentos sucesivos llegó a cobrar, en 1978, 9.000 pesetas. A partir del año siguiente, y hasta que esta Banda desapareció en 1986, fue el Ayuntamiento el encargado de pagar sus honorarios, incorporándose al acuerdo que se había hecho entre Junta de Hermandades y el Consistorio desde 1974.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

Dolorosas del Dulce Nombre (36). Constantina (Sevilla)

Ntra. Sra. del Dulce Nombre

Dulce Nombre, Constantina 2018 1

Autor: José María Leal Bernáldez (2017)

Parroquia de Santa María de la Encarnación

Hermandad del Stmo. Cristo del Amor, Ntra. Sra. del Dulce Nombre, San José Obrero, San Juan Evangelista y Santa María Magdalena

El escultor sevillano José María Leal Bernáldez ha realizado la imagen de la Virgen del Dulce Nombre que formará una escena de calvario junto con el Cristo del Amor y que saldrá en procesión por primera vez el próximo Viernes Santo (30 de marzo de 2018). Este conjunto se completará en años sucesivos con las imágenes de San Juan Evangelista y María Magdalena.

Dulce Nombre, Constantina 2018 2

La dolorosa es de una extraordinaria serenidad y finos rasgos, muy castizos, pero siguiendo la estela de las dolorosas del siglo XVIII.  Tiene la mirada baja, las cejas finas y prolongadas, un perfil muy marcado con nariz generosa pero recta y muy elegante, labios carnosos en una boca apenas abierta y hoyuelo en la barbilla. La tristeza se aprecia en las mejillas y párpados sonrojados, en una policromía muy delicada. Las manos se abren con amplia separación de los dedos, siguiendo la estela del barroco sevillano.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXVIII). La Junta de Cofradías entre 1954 y 1969

La principal preocupación de la Junta de Cofradías en los años 50 y 60  era recabar fondos para sufragar el acompañamiento musical de las procesiones, ya que en aquella época las cofradías no tenían bandas propias. En los primeros años hubo que contratar alguna banda de música de fuera, pues en Tarancón no existía ninguna, y la banda de cornetas y tambores del Frente de Juventudes de Tarancón muchos años no salió por falta de medios. Así en el año 1954 se contrató media Banda de Música de Montalbanejo (Cuenca), que cobró 1.500 pesetas. Los 18 músicos se alojaron en casas de distintos cofrades, para que el hospedaje y la manutención no costase nada a la Junta de Cofradías.

Al fundarse la Agrupación Musical “Ntra. Sra. de Riánsares” en 1955, sería esta la que año tras año fuese contratada por la Junta de Cofradías. Se determinó el 16 de marzo de 1955 que se le abonaría 3.000 pesetas “y la banda asistirá a las cinco procesiones que desfilarán durante los días 6, 7, 8 y 10 de abril”. El acompañamiento musical se limitó, en lo sucesivo, a la mencionada Agrupación Musical “Nuestra Señora de Riánsares”, y a la hoy desaparecida Banda de Cornetas y Tambores del Frente de Juventudes (posteriormente de la O.J.E.), que se reincorporó en el año 1956.

Banda de Tarancón, 1954

Precisamente la colocación de la banda de música en los desfiles motivó disensiones entre las hermandades, tal y como se refleja en el acta de Junta de Hermandades de 17 de abril de 1955, pues algunas se quejaron, sin duda, de que la banda al ir cerrando la procesión no se escuchaba en todo el recorrido, y ya que se sufragaba con los fondos de todas las hermandades, esto se consideraba una discriminación de unas respecto a otras. Se solucionó el asunto al incorporarse de nuevo desde la Semana Santa del 56 la Banda de Cornetas y Tambores del Frente de Juventudes, colocándose la de música al final, y la de cornetas abriendo la procesión.

En el año 1955 se tomó la decisión de crear la Procesión del Silencio con la imagen de Jesús de Medinaceli, que pasaba así del Jueves al Miércoles Santo. También se acordó suprimir de los desfiles la imagen de la Magdalena, que no tenía cofradía, y el traspaso del Cristo de la Agonía a Jueves Santo, en lugar de desfilar el Viernes Santo como lo venía haciendo hasta entonces. Esta medida se justifica por el inconveniente de disponer tan solo de una banda de música, lo cual motivó a la Junta de Cofradías el diseño de desfiles más cortos.

Desde 1956 se estableció una cuota fija a las hermandades de 5 pesetas por hermano, que debían pagar a la Junta de Cofradías, y que fue aumentando en lo sucesivo (6,5 pesetas en 1957, 8 pesetas en 1958). Pero se siguieron buscando nuevos métodos de financiación, como la solicitud de ayudas al Ayuntamiento, que las concede desde 1957, y a la Diputación Provincial, que nunca llegó a otorgar ninguna a la Semana Santa de Tarancón.

Antonio Moreno, Antonio Lòpez, Julián Moreno y Pablo Lòpez ante San Juan, h. 1960

Para la organización de las procesiones se decidió que cada año la Junta de Cofradías nombrase un Delegado de Procesiones “para que vaya ordenando las procesiones y resuelva los incidentes que pudieran surgir”. El 18 de marzo de 1956 fue designado el primero, para la Semana Santa de aquel año, correspondiendo la responsabilidad a don Jesús Evangelio Moragón, de la Hermandad de Jesús de Medinaceli. En 1957 fue Delegado de Procesiones don Federico de la Torre, de la Hermandad del Nazareno, y en los años sucesivos fueron de las hermandades de San Juan y del Santo Entierro y Soledad. Así se iniciaba un sistema de turnos en la dirección de las procesiones que se ha perpetuado hasta nuestros días.

La Junta de Hermandades atendía, en la medida de lo posible, las necesidades de urgencia que pudieran tener las cofradías, prestando dinero cuando era solicitado por las hermandades. Así, el 15 de marzo de 1959, don Julián Córdoba, en nombre de la Hermandad de Santa María Magdalena, que se estaba formando por esas fechas, solicitó ayuda económica a la Junta, que le fue concedida por valor de 1.500 pesetas, cantidad que sería reintegrada a los fondos de la Junta en 1961. También en 1965 concedió un préstamo por un año a la Hermandad del Santo Entierro y Soledad, por valor de 3.000 pesetas, “para que atienda a gastos ocasionados en aquella hermandad”. Este préstamo fue devuelto con fecha 30 de marzo de 1966.

Desde 1960 fue presidente de la Junta de Cofradías don Federico de la Torre.

El 24 de marzo de 1961 don Antonio Guillén proponía realizar un estudio para que los pasos se iluminasen con luz eléctrica tomada de la red municipal. El proyecto se aceptó. Las hermandades quedaron encargadas cada una de adaptar sus andas para este sistema. Durante algunos años, los electricistas municipales iban enganchando las tomas eléctricas a los distintos pasos según iban avanzando en el recorrido las procesiones, aunque el sistema acabó por abandonarse muy pronto por resultar engorroso.

El trabajo de la Junta de Cofradías se hizo rutinario desde 1962, dejándose notar cierto desánimo, llegando incluso algunos años a no levantarse acta.

La Semana Santa de 1965 tuvo grandes novedades, a propuesta del consiliario don José María Alfaro, como la realización de un Via-Crucis en la mañana de Viernes Santo, el Entierro se celebraría dentro de la procesión de Viernes Santo, y no horas después, como era habitual, y la Procesión del Encuentro, el Domingo de Pascua, se prolongó para que dicha ceremonia se realizase en la Plaza del Jesús (actual Plaza de Castilla-La Mancha).

En 1967 y 1968 se hizo cargo de la presidencia don Valentín de la Ossa. En los años de su presidencia la Procesión del Silencio pasó a celebrarse el Martes Santo, mientras que el Via-Crucis se celebraba el Miércoles Santo. En 1969 el Via-Crucis pasó al Martes Santo y la procesión del Silencio volvió al Miércoles Santo. Pero la mala situación por la que pasaba la Semana Santa, mermada de cofrades, con algunos pasos en carrozas y no a hombros, se notó también en la Junta de Cofradías, que realizó su última reunión oficial en 1968.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXVII) Orígenes de la Junta Mayor de Hermandades

ESCUDO JUNTA MAYOR DE HERMANDADES_1La primitiva Junta de Cofradías de Tarancón se estableció en la Parroquia de la Asunción el 23 de marzo de 1954  a instancias del entonces párroco don José María Alfaro. A esa reunión fundacional asistieron dos representantes de cada una de las cinco hermandades que existían. La reunión se celebró para “tratar de constituir definitivamente la Junta de Cofradías, con autoridad sobre todas las Hermandades constituidas hasta la fecha, y cuya finalidad sea aunar los esfuerzos e iniciativas aisladas, dignificar los desfiles procesionales y en general todas aquellas actividades encaminadas a mejorar la vida religiosa de los cofrades y elevar en cuanto a fervor y orden las procesiones y actos de nuestra Semana Santa”. Formarían la Junta de Cofradías el mismo párroco, en función de Consiliario, un representante del Ayuntamiento, el presidente de cada cofradía y un representante, más por cada hermandad. La Junta estaría regida por el Consiliario, un Presidente, un Secretario y un Tesorero, siendo los demás miembros vocales. En esa misma reunión fue elegido su primer presidente don Eusebio Saceda. Don Jesús Evangelio fue designado secretario, y don Florencio Pérez Cuenca, tesorero. Para el sostenimiento de la Junta se estimó que cada hermandad entregaría el 5% de sus ingresos, si bien para los gastos de ese año se decidió que se enjugaran con el producto de los anuncios publicitarios que se insertasen en el programa de Semana Santa.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXVI) Breve Historia de la Cofradía de la Exaltación de la Cruz

La creación de esta hermandad comenzó a gestarse en 1989, cuando un grupo de jóvenes empezaron a dar cuerpo a la idea. Reunieron a un grupo de personas, amigos y familiares, que el 8 de julio de 1991 se reunió en la Sacristía de la Parroquia de la Asunción con el párroco de Tarancón, don Venancio Cañego, y en aquel acto se creó la hermandad. Fundaron la cofradía un total de 20 personas. Los estatutos fueron aprobados por el Obispo de Cuenca, don José Guerra Campos, el 25 de marzo de 1992.

Fue su primer presidente Luis Sáez (1991 – 1999).

Pese a que la hermandad contaba con pocos hermanos y con escasos recursos, se iniciaron los trámites para la adquisición del paso de la Exaltación de la Cruz. Se encargó el grupo escultórico al escultor conquense Vicente Marín en octubre de 1991, acordándose que iría realizando las imágenes del paso, que constaría de seis figuras, conforme la hermandad dispusiera de fondos. En diciembre de aquel año ya tenía terminado el modelo en barro del Cristo de la Exaltación.

Cristo de Exaltación y Virgen del Dulce Nombre, Tarancón_1

Dado que la Hermandad no tenía imagen que sacar en procesión, en la Semana Santa de 1992 desfiló el Viernes Santo con el paso del Cristo de la Agonía, de la Hermandad de Jesús de Medinaceli, que desde ese año es Hermana Mayor Honoraria de la Cofradía.

En 1993 se adquirió a la Hermandad de Medinaceli sus antiguas andas procesionales. Estas andas procedían de Cuenca, y en la actualidad sirven para sacar en procesión a la Virgen del Dulce Nombre y al Cristo de Burgos. También se estrenó la imagen del Crucificado de la Exaltación, obra de Vicente Marín, que desfiló en solitario sobre dichas andas hasta el año 1995. Costó la imagen del Cristo 1.030.000 pesetas, incluida la cruz. La bendición de la imagen se realizó el 28 de marzo de 1993, en el Convento de los Padres Franciscanos por estar en obras la Parroquia de la Asunción.

En 1994 se creó la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía, formada ese año solo por un grupo de tambores, y ampliada al año siguiente con cornetas. Ese año se solicitó la imagen de Santa Marta a su hermandad, para sacarla en las procesiones, pero la Junta de Hermandades no aprobó la propuesta. Lo que sí se estrenó en la Semana Santa de 1994 fueron dos faroles guiones, realizados en la casa Potenciano de Toledo.

El año 1996 se estrenaron las imágenes de San Dimas, dos sayones y el niño de los clavos, del paso de la Exaltación de la Cruz, y se estrenaron andas nuevas. El paso de la Exaltación quedó completo en 1998 con la imagen de un judío que faltaba sobre el proyecto inicial.

Exaltación de la Cruz, Tarancón_1

La Virgen del Dulce Nombre, realizada en Cádiz por el escultor Alfonso Berraquero, llegó a Tarancón en febrero de 2000. Ese año fue elegido presidente Félix Montoya (2000 – 2004).

Al año siguiente (2001) se adquirió un terreno de 250 m2 en el barrio de Santa Quiteria (C/ Belinchón nº 9). En 2002 se construía en dicho terreno la Sede Social de la Hermandad. La sede consta de una amplia nave de 150 metros, con patio trasero, y que cuenta con distintas dependencias de oficina, almacén y servicios, y acoge las distintas actividades de la cofradía.

Desde 2004 es su presidenta Carmina Mahillo.

La Hermandad estrenó una extraordinaria bandera de terciopelo color guinda con bordados en oro fino, en 2004, que es la principal insignia de la hermandad.. En 2009 se estrenaban los estandartes del Cristo de la Exaltación y la Virgen del Dulce Nombre, con pinturas del taranconero José Ramón Luna. En 2011 se remozó la capilla del Cristo de la Exaltación instalando un artístico retablo para acoger las imágenes de la hermandad. En 2012 sumó su tercer paso a las procesiones de Semana Santa de Tarancón, el Cristo de Burgos, imagen propiedad de la parroquia.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías

LA SEMANA SANTA DE TARANCÓN: HISTORIA DE LAS HERMANDADES (XXV) Historia de la Hermandad de Santa María Magdalena

Sería en 1960 cuando se constituyó oficialmente la Hermandad con la ayuda económica de la Junta de Cofradías, que concedió un préstamo de 1.500 pesetas. Su primer presidente fue Julián Córdoba, que estuvo en el cargo hasta 1978. Fue una cofradía integrada por muchas mujeres desde sus orígenes, dado que Magdalena Ramírez inscribió en la misma a las jóvenes que acudían a su taller de costura.

Debido al escaso número de hermanos de los primeros años, la hermandad pasó tiempos muy difíciles. Incluso un año, llegada la procesión de Jueves Santo a la altura del callejón de Hurtado, tuvieron que dejar allí la imagen, dado el excesivo peso, pero la procesión pudo continuar gracias a que don Juan Pedro Olmedilla, presidente de la Hermandad del Nazareno, envió refuerzos. Esta situación de postración, que se alargaba año tras año, llegó a plantear el proyecto de fusionar la Hermandad de la Magdalena con la del Nazareno a mediados de los años 70.

Santa María Magdalena, Tarancón

Tras don Julián Córdoba, fue presidente de la Cofradía don Isidro Sánchez Gómez (1978 –1995). A penas existe documentación escrita de las dos primeras décadas de vida de la hermandad, pues no se tenía libro de cuentas ni de actas, aunque todos los años se celebraba la Junta anual correspondiente. Las cuentas se empezaron a ajustar en 1979, bajo la presidencia de don Isidro Sánchez, que llevó personalmente toda la administración de la cofradía hasta finales de los 80.

En 1979 se restauraron las andas procesionales, que volvieron a ser reparadas en 1982, incorporando nuevos candelabros plateados.

La Banda de Tambores de la Hermandad se formó en 1984. En 1985 la Banda pasó a ser también de cornetas, adquiriéndose las mismas a la banda local de la OJE que estaba ya prácticamente desorganizada.

En 1985 fue embellecida la imagen con una nueva túnica bordada de procesión, que se adquirió en Madrid, en la casa Sobrinos de Pérez.

En 1992 se aprobaron los Estatutos actuales.

Como el resto de hermandades, la de Santa María Magdalena se vio afectada por las obras en el templo parroquial. Tras las obras la imagen volvió a ser puesta en la iglesia en abril de 1993, pero en una nueva ubicación, en el Retablo de la Virgen de la Soledad, en la cabecera de la nave del evangelio, donde hoy continúa recibiendo las oraciones de sus hermanos y devotos.

En 1994 se restauraron las andas. Dicho arreglo consistió en la renovación de superficies y talas, con una completa restauración, nuevos candelabros de bronce, y añadiéndoles patas.

Coronación de Espinas, Tarancón 2009_1

En 1997 se compró el paso de la Coronación de Espinas, obra de Mariano Spiteri, que pertenecía a la Cofradía del Beso de Judas de Jumilla, y llegó a Tarancón el 31 de mayo de ese año. Juan José Sánchez realizó las nuevas andas para el mismo.

Desde 1999 la Hermandad participa también en la procesión de Resurrección con la imagen de su Santa titular. Como los cofrades no llevan capirote en esa procesión, se decidió que los banceros que llevasen a la imagen el Domingo de Pascua llevasen fajines amarillos con el escudo.

En 1999 también se pusieron patas a las andas de la Coronación de Espinas, abandonando el uso de horquillas. Igualmente se estrenaron ese año faroles con tulipas para que los portasen los hermanos de las filas.

Para poder construir su sede social se adquirió en el 2000 un solar de 340 m2 en la Barriada de Santa Quiteria, donde diez años después se ha podido construir su Sede Social.

Deja un comentario

Archivado bajo Monografías