Imágenes Titulares

Las imágenes titulares de la Cofradía, que se veneran en su Capilla de la Parroquia de la Asunción, son el Santísimo Cristo de la Exaltación y la Virgen Santísima del Dulce Nombre. Ambos configuran pasos procesionales que pasamos a detallar:

La Exaltación de la Santa Cruz. (1992-1998) Obra del escultor conquense Vicente Marín Morte. La componen seis esculturas de tamaño natural, realizadas en maderas de abedúl, tilo y cedro americano. La escena representa a Cristo, que acaba de ser crucificado, en el momento en que es izado en la Cruz sobre el Gólgota. Lo levantan tres sayones judíos, dos de ellos se ayudan de pértigas, y otro arrima el hombro bajo la cruz. San Dimas el buen ladrón y un niño con los clavos y el martillo contemplan la escena. La policromía de las imágenes corrió a cargo del pintor madrileño Miguel de la Colina. Las imágenes han sido restauradas por Mª. Carmen Alcántara Olmeda entre 2008 y 2009. La Cruz del Cristo es de madera de pino, realizada por el ebanista conquense Esteban Soria. Las andas son de madera, con revestimiento de nogal. Su autor es el ebanista taranconero don Juan José Sánchez. El paso es adornado para las procesiones con plantas aromáticas, como aliaga y romero. En la procesión de Jueves Santo lo portan 52 banceros dispuestos en tres banzos.

María Santísima del Dulce Nombre. (2000) Obra del escultor don Alfonso Berraquero García, de San Fernando (Cádiz). La escultura es de las llamadas de candelero, con busto anatomizado, siendo realizada en madera de cedro americano y policromada con sumo gusto. Destaca su gran altura, lo que le da un elegante porte. La belleza del rostro se acentúa con unos grandes ojos. Para elevar el dramatismo de su expresión las manos abiertas se adelantan con un afán que transmite inquietud y anhelo. La concepción de esta imagen goza de gran modernidad y atrevimiento, alejándose de los arquetipos de vírgenes más clasicistas. El escultor tomó los rasgos de una mujer real, hecho poco habitual, pues las vírgenes suelen ser imágenes idealizadas. La efigie viste en procesión, saya negra y manto de terciopelo granate, colores de la cofradía. Se ciñe con un fajín con bordados en oro a realce, siguiendo la técnica de bordados al aire, compuesto de cinturilla y dos caídas, obra de los talleres “San Julián” de Cuenca (2008). Se corona de un aro de plata con doce estrellas, obra y regalo del orfebre don Javier Ávila Maye. Es portada por 32 banceros en la Procesión de Miércoles Santo, sobre andas antiguas de los años 40 del siglo XX, que fueron de la Hermandad de Medinaceli, y en origen de la del Prendimiento de Cuenca. Se componen estas andas de tarima y  doble peana con profusión de molduras y grandes moños en las esquinas, y están completamente doradas, habiendo sido restauradas y doradas de nuevo por doña Amparo Pedroche, con carpintería de don Luis Álvarez. Llevan gualdrapas de terciopelo de seda color burdeos, realizadas por doña Juliana Solera Polo.  El adorno floral de este paso varía cada año, con astromelias, gladiolos, rosas, calas, lirios, etc.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s